15 de julio de 2010

Cambio de aires


Se acabaron mis mini vacaciones en la playa. Que rápido pasa el tiempo cuando uno no quiere que pase.
Después de 5 días desconectando, ésta cenicienta volvió a hacer sus maletas para irse a pasar el resto del verano en el pueblo de sus abuelos.
Me gusta el pueblo porque no es grande ni pequeño, es perfecto, tengo mi grupo de amigas a las que quiero muchísimo, está cerca de la ciudad por lo que puedo ir cuando quiera y porque como ya os dije es mi sueño vivir en un sitio como este.
Siempre que voy mis amigas me hacen una fiesta de bienvenida y reunen a algunos grupos de nuestra edad para estar todos juntos.

Con ellas TODO es distinto, con ellas parece que el tiempo no pase, siempre me sacan una sonrisa y no una sonrisa de cenicienta no, es una sonrisa de las de verdad. Cuando nos vamos al césped del parque por la noche, no paramos de hacernos fotos, no paramos de reírnos, de rebozarnos por el suelo, de gritar, de soñar, de jugar a las cartas, de hacer guerras de cosquillas, de decir tontunas, en resumen, no paramos de hacer lo que hacen unas verdaderas amigas en verano.

Bella me prometió que un día vendría a verme y se quedaría un tiempo, la casa de mis abuelos es muy grande y en ella pueden dormir muchos. Anastasia y David también tienen a sus abuelos en el pueblo. Ayer Anastasia me mandó un sms y me dijo que vendrían la semana que viene. La verdad es que tengo ganas de que estemos todas juntas y además así veo más a David y puede que me haga olvidarme de ÉL, quizás la vieja frase de un clavo saca otro clavo sea verdad quién sabe.

No hace mucho tiempo ÉL me dijo que llevaba muchos años sin que pasara un solo minuto sin que le gustara nadie, poco o mucho siempre tenía a alguna chica en la cabeza, y me hizo pensar lo que me dijo porque tiene razón, hace mucho que no tengo un solo momento en el que piense no piense en alguien, y si no pararos a pensarlo un momento y os daréis cuenta de que vosotros tampoco.
Quien de nosotros no quisiera volver a ser pequeños donde estas tontunas de niñas enamoradas no ocurrían.


El tiempo no puede detenerse y volver atrás pero nosotros podemos hacer que todo sea como nosotros queremos y yo quiero SONREÍR y disfrutar del momento presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada